HidroAysen vs Patagonia sin Represas (Parte I)

Lamentablemente veo que el debate energético en Chile cae cada vez más en la trampa del Mundo Binario, donde al final las diferencias se transforman en una lucha de quien se impone y no una forma de desarrollar una alternativa que resuelva las diferencias de una forma ágil, eficaz y sustentable.

Ambos “bandos” no se liberan de su responsabilidad de recurrir al marketing y publicidad, gastando millones en eso, en vez de adoptar herramientas que de verdad informen a los ciudadanos, para que puedan hacerse parte del debate, de forma informada y constructiva.

Mi intención es hacerme cargo de esa “falta de rigurosidad” y de alguna forma aclarar algunos argumentos “exacerbados” , imprecisos, obviados y hasta ocultados, por una u otra parte. Todas las opiniones que acá haré son personales y no representan a ninguna de las partes involucradas.

Me interesa aclarar que, cada ciudadano no puede ser neutral al tema, porque proyecto como HidroAysén, no pueden delegarse a la “regulación del mercado”, pues la magnitud y los impactos del proyecto, de alguna u otra forma nos perjudicará y beneficiará, afectará a nuestros hijos y hasta nuestros nietos. Razones para pensar esto:

  1. Porque mal que mal la energía la utilizarán principalmente los habitantes de Santiago, industrias y mineras de la zona central, debemos hacernos responsables de los todos los costos asociados a la energía que consumimos.
  2. Porque de alguna forma vamos a financiar parte de estos proyectos, ya que las AFP y los Bancos donde depositamos nuestros ahorros, invierten en empresas como Endesa.
  3. Porque estos proyectos aportan con impuestos, crecimiento del PIB y todos esos parámetros que nos hacen parecer que el país avanza y por eso el Gobierno apoya el lobby, porque aún creen que crecimiento = “desarrollo”.
  4. Porque el mercado energético en Chile está concentrado en pocos agentes y no aplica la ley de la oferta y la demanda de un mercado competitivo, por algo es un mercado regulado.
  5. Porque los grandes costos sociales y culturales, asociados a este tipo de proyectos, no los asumen ni los que generan la electricidad, ni los que la consumen, sino que se concentra en los habitantes de la zona de Aysén.
  6. Los costos ambientales no los asumimos nosotros, sino nuestros hijos que no podrán aprovechar la diversidad endémica de la zona, en caso que se “destruya” el nicho ecológico de alguna especie relacionada con el río Baker o el río Pascua.

Además me gustaría aterrizar el debate ambiental, porque es fácil y “cool” apoyar cualquier causa “ambientalista”, pero muchas veces la opción “ambientalista” puede ser incluso más dañina, que otra alternativa menos atractiva. Un ejemplo claro es que energéticamente es más rentable eliminar del parque automotriz los autos de menor rendimiento, que promover la adopción de autos más eficientes. Otro ejemplo es que durante su vida útil es muy probable que un auto eléctrico ( fabricación motor eléctrico, batería, fuente de energía eléctrica no renovable), por ejemplo un Honda Hydrid (Rendimiento 43 [MPG]) tenga una huella de carbono mucho mayor en comparación a un auto a combustión de baja cilindrada, como sería por ejemplo un Spark (Rendimiento 47 [MPG]).

Partamos con los dichos del Consejo de defensa de la Patagonia, lo primero es aclarar que de alguna forma entiendo la postura “mediática” que han adoptado, recuerdo haber ido a una charla que dio el señor Juan Pablo Orrego en el año 2008 en mi universidad, el contaba lo frustrante que fue ver lo que ocurrió con el río Bío-Bío, los graves impactos ecológicos y sobre todo sociales que ocurrieron, como trató de apoyar a las comunidades locales y el lobby de las empresas los sobrepasó, por no contar con el apoyo de la “opinión pública”. A pesar de que Endesa creo la Fundación Pehuén que tiene una participación del 0,35% de las utilidades, recibiendo un mínimo de $US 140 mil anuales, es decir hasta la fecha calculo han recibido más de $US 1 millón, aún así la comunidades afectadas ha sido devastada por el asistencialismo, el choque cultura y la pérdida de sus raíces. Sobre los impactos ecológicos no pude encontrar información, según lo que leí la linea de base fue pobre y actualmente Endesa tiene sancionesno esta cumpliendo con el seguimiento de la flora y la fauna. Me llamó la atención que Endesa traspase obligaciones de la RCA a Huepil de electricidad S.A.

A pesar de los estudios y conclusiones de la experiencia con las centrales Pangue y Ralco[Ref.Pag28], no han salido a la luz pública y no han servido de lección para las autoridades, todavía no se evalúan e incluyen todos los costos asociados a estos megaproyectos hidroeléctricos.

Torres alta tensión Isla de PascuaAl principio ver comerciales con una torre de alta-tensión en la Isla de Pascua, me desconcertó, porque pienso que banaliza el debate, pero lamentablemente al parecer Patagonia sin represas se dio cuenta que el “apoyo popular” no es estimulado leyendo las objeciones a los estudios de impacto ambiental y tuvieron que “farandulizar” un poco el tema, para atraer la atención de la ciudadanía.

Por otro lado encuentro lamentable la propaganda de HidroAysén, que realmente es una afrenta a la inteligencia de cada chileno, una cosa es que seamos “muy tolerantes” a que nos manipulen los medios, que las grandes empresas abusen con los consumidores, que aceptemos un “democracia binominal”, pero muy distinto es que nos digan idiotas en nuestra cara.

Yo creo que hay formas alternativas a informar a los ciudadanos, que no es necesario pasar de un interminable EIA lleno de verborrea técnica a una caricaturización del tema, yo pienso que somos constructores de nuestra sociedad y somos capaces de entender y participar en temas tan relevantes como definición de nuestra matriz energética, porque no creo que un grupo de empresarios, son los únicos que pueden decidir cuales satisfactores desarrollar, para nuestras necesidades humanas fundamentales.

Encuentro abusiva la actitud adoptada en estas últimas semanas, por las grandes empresas productoras de energía, pues han ingresado una “ola de grandes proyectos termoeléctricos” con un fuerte lobby, lo que hace imposible a la ciudadanía “entender la magnitud de los impactos”, necesaria para ejercer un rol fiscalizador responsable. Lo que hace muy probable que se “cuele” un proyecto incluso más deficiente que el de HidroAysén, sólo por una estrategia mediática y comercial.

Por eso en el próximo artículo voy a hablar de los aspectos más importantes asociados al proyecto HidroAysén y voy a tratar de dar una solución alternativa al problema.

2 comentarios

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Kallfulikan, jrovegno. jrovegno said: HidroAysen vs Patagonia sin Represas (Parte I) http://wp.me/p2Iuc-gY […]

  2. […] lo equivocados que están los demás. Nada más notorio que el debate energético, me preocupa (y no soy el único) que se tomen (o no) decisiones basados en percepciones, sin bases o fundamentos racionales, sin […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: