Los anticonceptos


Más de alguna vez alguien a escuchado, utilizado, debatido y hasta incluso defendido un anticoncepto. Sí , así como Nicanor Parra habla de los antipoemas.
Como mi idea no es definir un anticoncepto con otro anticoncepto, voy a ser lo más preciso posible para escribir este artículo.

¿Qué es un concepto?

Según la RAE las acepciones que me interesan destacar son: Idea que concibe o forma el entendimiento y opinión, juicio.
Según mi forma de ver un concepto es una unidad de conocimiento capaz de ser utilizada y comunicada como una idea, opinión o juicio. Para que un concepto pueda ser utilizado de manera adecuada en nuestro proceso de construcción del conocimiento debe cumplir con dos características básicas: debe ser simple y claro.

Ahora con una definición de lo que es para mí un concepto me atrevo a presentar a su antagonista y hasta ahora enemigo oculto para muchos el Anticoncepto.

¿Qué es un Anticoncepto?

Es una unidad de desconocimiento capaz de ser utilizada y comunicada como una idea, opinión o juicio.

¿Como detectar un Anticoncepto?

La prueba de la blancura claramente es verificar que sea simple y claro. Si algo no es simple y claro no puede ser utilizado como un concepto y rápidamente se transforma en un anticoncepto capaz de propagar el desconocimiento en las personas.

¿Puede ser una idea, opinión o juicio un concepto y un anticoncepto a la vez?

Claro que sí, esa es la belleza del lenguaje, las palabras cobran vida propia de acuerdo a quién las utiliza, en que contexto las utiliza, quienes son los que la escuchan.

Pero, ¿Qué diablos es un anticoncepto?

Bueno con un par de ejemplos las cosas van a ir quedando más claras, muchos han escuchado los conceptos: calentamiento global, crisis energética, neoliberalismo, comunismo, pobreza, terrorismo, etc.

Ustedes dirán: Aaahhh a eso te referías, claro yo ya me había dado cuenta hace mucho tiempo de ese fenómeno, no es nada nuevo.

Bueno como muchas cosas que escribo acá no son cosas nuevas, pero no por eso dejan de ser contingentes.

Es un hecho los medios de comunicación abusan constantemente de los anticonceptos y nadie hace nada.

Cuando un político habla de “ La calidad de la educación ” y van a votar un proyecto de ley para asegurar esta preciada características, que nadie convenientemente ha querido definir, resulta que puede terminar siendo cualquier cosa y sería imposible después controlar y evaluar, para seguir mejorando este bien que yo considero tan importante y por último hacer explícita la incompetencia de nuestras autoridades hábiles manejadores de los anticonceptos.

Y tú, ¿Qué anticonceptos conoces y te gustaría denunciarlos para que dejen de ser utilizados impunemente?

Actualización 2008-09-15

No es de extrañar los gringos son expertos en usar estos “trucos comunicacionales” incluso acabo de descubrir en wikipedia algo que ellos llaman: Buzzword

La regla del 3 en comunicación.


Hace tiempo que estoy acumulando artículos en mi Zim los cuales aún no toman una forma adecuada para ser publicados, eso me llevó a preguntarme ¿Cuando considerar que un mensaje, idea, correo está listo para ser enviado?

Esta duda nació después de hacer el test DISC para ver mi perfil psicológico, el resultado fue: que mi perfil es Estable con un patrón clásico perfeccionista, es decir que a pesar que a veces me puedo empantanar en los detalles, me gusta que las tareas se cumplan, generalmente no las cumplo a tiempo y las entrego un poco atrasadas, pero ese atraso es para asegurar un estándar alto de calidad.

Entonces cuando no tengo un límite de tiempo claro una tarea sobre todo creativa, la puedo amasar mucho tiempo sin necesariamente obtener una mejora sustancial, es por eso que de ahora en adelante voy a usar una norma para evaluar el momento óptimo para compartir mi conocimiento.

La norma es consecuente con mi experiencia práctica leyendo cientos de miles de correos, mensajes de foro, comentarios en blog, etc. y además acorde a mi forma de entender los procesos de aprendizaje donde existen 3 etapas que debemos hilar y plasmar cuando comunicamos un mensaje, para asegurar que el receptor pueda utilizarlo para su construcción personal del conocimiento.
Algunos hablan de la clásica: Introducción, desarrollo, conclusión.
Yo hablo de la: Presentación, asimilación, profundización.

Lo importante es tener claro que el mínimo de apoyos de un mensaje para que sea estable es de 3 ideas simples y claras, ni más ni menos.

No se la razón precisa, pero a mí esto me resulta muy natural y útil. Lo mejor es que cada sub-idea puede ser usada de forma independiente y me asegura que al menos parte del mensaje es retenido por las otras personas.

La próxima vez que escriba un mensaje no se gaste explayándose, ahorre su tiempo y el de los demás planteando su postura a través de 3 ideas. Le aseguro que si no cumple con esta simple regla lo más probable que su receptor se aburra, no logre captar los principal de su mensaje o simplemente no lo lea.

Así que para el futuro, voy a tratar de aplicar esta regla en todo lo que haga (Presentaciones, comentarios, correos, informes, etc) y después evaluar como la gente utiliza aquellas cosas que comparto.
Por si alguien no lo notó este mismo mensaje utiliza la regla de 3 más un apoyo redundante 😛