Red global de micropagos


Hace 2 años me plantie el problema de buscar formas de solventar economicamente los proyectos colaborativos. Esto no es un problema aislado, de hecho afecta a la mayoría de este tipo de proyectos, los cuales después de pasado su proceso de formación inicial, comienzan a preocuparse por ser sustentables en el tiempo.

Las personas más involucradas con los proyectos colaborativos, muchas veces no pueden compatibilizar con sus actividades lucrativas, en ese momento es cuando la comunidad debiera generar una retribución justa del costo de oportunidad de estas personas.

Como calcular esa retribución justa, se aleja del alcance de este artículo, pero hay algunos elementos a tener en cuenta:

Un proyecto colaborativo genera beneficios marginales en la mayoría de sus usuarios.

Para que la retribución justa sea posible,  se propone implementar una red de micropagos, la cual debe cumplir con algunas condiciones básicas:

  • Si existe una barrera de entrada a la red, esta debe ser muy baja. ( quedan fuera las cuentas corrientes, tarjetas de crédito, paypal,  etc.  )
  • Debe ser una red distribuida de proveedores interoperables. ( No deben generarse barreras artificiales entre proveedores )
  • El costo marginal de cada transacción debe tender a cero. ( Además el costos de poner y sacar dinero de la red debe serbajo )
  • Internet es un medio ideal para realizar las transferencias. ( Suponiendo que internet se transforme en un servicio básico en el futuro )
  • La transferencias deben ser sin intermediarios. ( Incentivar a la generación de redes de confianza, estilo gpg )
  • Debe estar disponible para los más jóvenes, pues son ellos los que están más dispuesto a probar nuevos modelos de negocio.

¿Como implementar esta red en Chile?

Es relativamente fácil, actualmente están apareciendo una serie de medios de prepago, para cuentas de dinero electrónico, pero un producto destaca por cumplir con la mayoría de las condiciones, es la CuentaRut de BancoEstado.

Por ejemplo: Pensar lo que estamos dispuestos a pagar por un software libre que utilizamos a diario, supongo suena razonable  $100 CL pesos

– Claramente por $100 pesos ningún  método actual de pago, vale la pena utilizar. Pero con la red de micropagos una transferencia de $100 CL pesos es perfectamente posible, ya que no tendría costo a través de internet. Claro que para proyectos internacionales el tema se complica bastante.

Aclaración: Lamentablemente he encontrado una serie de problemas utilizando la plataforma web de la CuentaRut, actualmente uso Firefox en un maquina con un sistema GNU/Linux, algo esperable en las futuras MiPymes y usuarios en algunos años más. Principalmente se presenta cuando los formularios hacen uso de VBScript, cuando se valida la cuenta o cuando se hacen transferencias. Ojalá en el futuro los servidores basados en plataforma .Net vayan exigiendole a Microsoft que funciones básicas como el chequeo de campos en un formulario funcionen correctamente en cualquier navegador web que soporte los principales estándares web.

Actualización Nov 2010

Ya existe gente consciente de este problema y está haciendo las gestiones, para que la página de BancoEstado sea respete los estándares de la web y sea accesible desde cualquier navegador.

¿Donde está el truco?

Bueno que en general los usuarios crecen exponencialmente con respecto a los que están involucrados directamente en el desarrollo del proyecto.

En general los proyectos colaborativos, tienen muchas visitas diarias de gente que pasa sólo una vez obtiene su beneficio marginal y se va, si esa personas dejaran $10 pesos como retribución justa, la suma de todas estas donaciones se transforma en algo no despreciable. Desde la perspectiva de los usuarios con $1000 CL pesos, podría apoyar a 100 proyectos colaborativos, algo que hoy no existe.

Los ingresos del proyecto son el área acumulada bajo la curva de participación, lo que se ilustra en la siguiente gráfica:

Algunos ejemplo de proyectos pseudo colaborativos, como son los blogs (ej. ElFrancotirador, juanelo, etc.) o comunidades colaborativas (ej. Ubuntu-cl, Educalibre, etc.) donde muchas veces estaríamos dispuestos a pagar unos pesos,  de manera que finalmente las parte no tenga que recurrir a intermediarios (publicidad ads sense típicamente), para solventar de alguna forma el hosting,  el dominio o dinero para que las personas puedan seguir generando nuevos contenidos, esa es la respuesta justa del mercado para alguien que liberó una obra.

Esta idea se postuló para el concurso de Google ” Proyecto 10 elevado a 100” , claramente es muy difícil que gane, por eso mejor publicarla acá a ver si alguien se entusiasma.

¡Eres un utópico esto nunca funcionará!

En verdad las redes globales de micropagos ya existen, pero no funcionan con dinero, funcionan con el tiempo de las personas que están dispuestas a percibir PUBLICIDAD, es así como Google, Facebook, redes sociales y en general los medios de comunicación, cobran su retribución.

El problema es que la publicidad es un según mi percepción es un pseudo satisfactor de identidad e inhibidor del entendimiento, creo errado adoptarla como medio de retribución justa de la colaboración.

Agregado enlace de interés 06/01/2010
He encontrado un artículo que muestra alguna de las dificultades de implementar un sistema de micropagos, es interesante saber que ya desde 2001 existe gente que se ha interesado en el tema.
Micropagos ( Tejedores del Web)

Actualización Mayo 2011:
Flattr la manera más fácil de apoyar un proyecto.
Actualización Abril 2016:
Crowdfunding para artistas y creadores de contenido, Crowdfunding para creación de productos y servicios

SciPy, pasión por la ciencia


Me gustaría resumir este artículo con las observaciones de Travis E. Oliphant en su presentación de la EuroSciPy 2008, agregando mi interpretación personal más adelante:

  1. Compartir código es adictivo.
  2. La catedral  necesita traer el bazar.
  3. Estar dispuestos a dejar ir nuestro código — alguien por ahí puede mejorarlo, dejemos que ellos se ganen nuestra confianza.

1. Compartir código es adictivo.

Que frase más cierta!, nada es más satisfactorio que cuando empiezas a intercambiar recetas con gente que está trabajando en resolver problemas similares, después no paras. Quizás se deba la atracción que tiene la gente con intereses específicos.

2. La catedral  necesita traer al bazar.

Ese fue mi sueño truncado un años atrás, cuando tuve la necesidad de idear el aprendizaje colaborativo ágil, para rellenar la brecha entre  mis profesores PhD.  y los problemas reales de las personas, con un bazar generado por nosotros los estudiantes de pregrado.

3. Estar dispuestos a dejar ir nuestro código — alguien por ahí puede mejorarlo, dejemos que ellos se ganen nuestra confianza.

Cuando alguien cree que su trabajo en un tema muy complejo, no puede ser mejorado, es porque no entiende una de las frases de Linus :  “Eso es dar a tu inteligencia demasiado crédito“, si trabajamos de manera colaborativa siempre aparecerá alguien que mejore algo y eso lo anime a involucrarse más en el proyecto colaborativo.

Aunque suene muy ñoño me he entretenido mucho leyendo sobre la historia de Python. Lo primero que me sorprende es la importancia que se les da a las personas, quizás por eso la comunidad de Python crece tan rápido. Me identifiqué mucho con Guido y como utilizó la experiencia adquirida en sus “fracasos iniciales” cuando trabajaba en el CWI, para después desarrollar Python, ojalá que mis “fracasos iniciales” me inspiren y logre concretar alguno de mis proyectos más adelante.

Debo reconocer que me he ido transformando en un fanático de python, mi motivación actual es empezar a ocuparlo en mi memoria, ojalá eso resulte.

¿Existe Dios?


Sólo escribo esto de pasada, pero más de alguna vez he querido abordar este tema en profundidad. Me gusta la simplicidad de los temas complicados, por eso resumo la respuesta a esta pregunta en una frase.

Dios es amor (Ref. Cap4 Versículo 8 Primera Juan),

El que demuestre que el amor existe, demuestra la existencia de Dios.

A veces no entiendo a las personas ateístas, porque se desviven en hacer entender a otras personas que ellos no se tragan el cuento que existe un señor con barba en el cielo, las religiones están llenas de símbolos, para explicar algo que no se puede entender con la razón y menos aún se puede demostrar. Porque existen distintas formas para entender las cosas (Ciencia y espiritualidad están dándose la mano, no para convertirse ni para conquistarse, sino para aprender una de otra, y eso no tiene precedentes) y ese es el primer paso para demostrar nuestras hipótesis, porque la respuesta está en todos y no está en nadie.

Para mí hoy en día, la pregunta de la existencia de Dios tiene una respuesta obvia, pero aceptarla es destruir la incertidumbre que encubre la negligencia con que tratamos nuestra existencia.

Para mí el ser humano aún busca las motivaciones que soportan su existencia, cuando esas motivaciones soportan a un grupo de seres humanos creo que las llamamos religión y cuando esas motivaciones soportan a la humanidad es para mí lo que llamamos Dios.

Si lo pensamos bien, ponernos de acuerdo en compartir una motivación no viene de desarrollar habilidades lógicas o racionales, necesitamos desarrollar otros tipos habilidades (sociales, espirituales, emocionales, etc.) para definir aquello que nos motiva y compartirlo con el resto.

¿Existe Dios? Mi respuesta es sí, pero si leíste atento los párrafos anteriores sabrás que, no me estoy refiriendo al ser supremo que en las religiones monoteístas es considerado hacedor del universo, que es muy probable que yo esté equivocado y que para mí es más relevante saber que tendemos a una respuesta, más que conocer el resultado ahora mismo:

Es mas sensato buscar el sentido de la vida en el viaje diario, que basarnos ciegamente en un origen y  destino incierto.

Actualización 1-06-2009:

Agradecer por los comentarios de Don Eduardo Diaz y agu2v, pues han enriquecido mi forma de abordar el tema. También me gustaría agregar algunas aclaraciones sobre mi postura que la búsqueda del diligente impulso que tenemos por perseguir la verdadera motivación es un proceso de construcción social, claramente las motivaciones son personales, pero también es evidente que somos seres sociales y por eso creo  que las motivaciones de quienes nos rodean influyen en las propias, incluso me atrevería a decir que las motivaciones se gestionan en red.

Otro punto que me gustaría aclarar, mi postura es que todas las religiones de alguna forma proponen una verdadera motivación y sería poco práctico hacer un borrón y cuenta nueva de ellas, más aún considerando por todas las guerras y atrocidades que se han cometido las religiones en nombre de dios, ni me atrevo a pensar por lo que tendríamos que pasar para que no existan. Creo que actualmente lo importante es mejorar la interoperatividad de las religiones y buscar formas que evolucionen, para que sean un apoyo en la búsqueda de la verdadera motivación, en vez de un obstáculo.

OBS: Este artículo ha sufrido cambios de contenido, de formato y he agregado la referencia de una cita Bíblica.

Actualización: 07-09-2009

Ahora que vuelvo a leer este artículo me sorprende la ambigüedad y poca claridad en el mensaje, quizás otro enfoque que vislumbre una posible respuesta es pensar que la religión teísta es un satisfactor de las necesidades fundamentales de  protección, afecto, entendimiento, participación,  identidad. Históricamente ha sido un satisfactor complejo que ha tenido múltiples atributos: destructor (generador de guerras), inhibidor (inhibe el entendimiento), sinérgico (una religión balanceada puede ser un satisfactor muy efectivo), pero está la particularidad que las religiones influencian fuertemente nuestra moral, eso implica que el camino influencia el autocontrol del ser humano y eso nos lleva a una forma poco ágil de vivir las necesidades (nos hace incapaces de adaptarnos a los cambios y evolucionar )